El Tribunal Supremo se niega a revisar la condena del abogado caído en desgracia Michael Avenatti en el caso de extorsión de Nike

Washington – La Corte Suprema rechazó el martes el intento del Fiscal General de California, Michael Avenatti, de revocar su condena por intentar extorsionar casi 25 millones de dólares al gigante de artículos deportivos Nike.

La denegación de la apelación de Avenatti significa que se mantendrá su condena por tres cargos federales.

Avenatti ganó notoriedad por representar a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels en demandas contra el expresidente Donald Trump, pero se ha visto envuelto en numerosos escándalos legales. Entre ellos estaba su Un plan para extorsionar millones de dólares De Nike, eso fue pecador Fue juzgado por un jurado por tres cargos federales y sentenciado a 30 meses de prisión.

Avenatti, de 53 años, se encuentra actualmente encarcelado en un centro correccional federal en San Pedro, California. Su liberación está prevista para 2035, según los registros de la Oficina de Prisiones. Además del caso Nike, también fue condenado. Engañando a Daniels Y Otros clientes De millones de dólares.

Avenatti también representa a una mujer Juez acusado Brett Kavanaugh de conducta sexual inapropiada mientras estaba en la escuela secundaria a principios de la década de 1980, acusaciones que surgieron durante su proceso de confirmación ante la Corte Suprema en 2018. Kavanaugh ha negado rotundamente todas las acusaciones. No participó en la consideración del caso Avenatti.

El caso penal ante la Corte Suprema surge de su representación del entrenador atlético Gary Franklin, cuya organización de baloncesto juvenil ha patrocinado a Nike durante casi una década. Sin embargo, el patrocinio de la empresa cesó en 2018. El Departamento de Justicia señaló que cuando Avenatti aceptó representar a Franklin, tenía 11 millones de dólares en sentencias pendientes y su bufete de abogados había sido desalojado de su oficina por impago del alquiler.

Como parte de su trabajo para Franklin, Avenatti se reunió con el abogado de Nike en marzo de 2019, diciéndole que obtendría $1 millón en daños y trataría de restablecer la relación de Nike con él y la organización de baloncesto juvenil.

Durante una reunión en marzo de 2019, Avenatti hizo una serie de demandas a los abogados de Nike y amenazó con realizar una conferencia de prensa para desacreditar las acusaciones de que la compañía estaba pagando ilegalmente a jugadores de baloncesto amateurs de élite. Avenatti, quien también amenazó con filtrar la historia al New York Times, afirmó que ventilar públicamente las acusaciones perjudicaría financieramente a la empresa.

Los representantes de Nike se comunicaron con los fiscales federales después de la reunión y acordaron permitir que el FBI grabara sus conversaciones con Avenatti. Un día después, Avenatti volvió a hablar con un abogado de Nike y reiteró su exigencia de que la empresa pagara a Franklin 1,5 millones de dólares y lo nombrara a él y a otro abogado, Mark Geragos, para llevar a cabo una investigación interna sobre la corrupción en el baloncesto.

Avenatti dijo que necesitaba que le pagaran más de «unos cuantos millones de dólares» por la investigación porque «para mí vale la pena descubrir esto», según documentos judiciales. Finalmente exigió un pago de entre 15 y 25 millones de dólares, pero también sugirió que si Nike quería llegar a un acuerdo confidencial, podría «hacerlo» si le pagaba 22,5 millones de dólares por su silencio.

Avenatti fue grabado diciéndoles a los abogados de Nike: «En completo secreto, vamos a cabalgar hacia el atardecer».

Franklin no sabía que Avenatti planeaba amenazar a Nike con revelar la supuesta mala conducta y tenía la intención de mantener la información en secreto, según documentos judiciales.

Un gran jurado federal de Nueva York acusó formalmente a Avenatti de tres cargos. Sus esfuerzos para que se retiraran los cargos fueron infructuosos y posteriormente fue declarado culpable. Las solicitudes de nuevo juicio y absolución fueron rechazadas.

El Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos confirmó la condena de Avenatti y consideró que las pruebas eran suficientes para condenarlo por los tres cargos.

Luego apeló ante la Corte Suprema, argumentando en parte que el estatuto federal de fraude por el que fue declarado culpable era inconstitucionalmente vago. Avenatti, representada por defensores públicos federales, también argumentó que la solicitud de acuerdo del abogado no podía dar lugar a responsabilidad penal federal por extorsión.

«Este caso pone de relieve todos los males del fraude de servicios honestos», escribieron los abogados de Avenatti en un documento presentado ante la Corte Suprema. «Las leyes federales y estatales ya contienen amplias herramientas para combatir el abuso del deber fiduciario: procesamientos por soborno o, como puede ser apropiado en este caso, acciones disciplinarias profesionales. Una disposición informe de la que los fiscales pueden abusar hace más daño que bien».

El Departamento de Justicia instó a la Corte Suprema a desestimar el caso, calificando sus afirmaciones de “infundadas”. La defensora pública Elizabeth Prelogar dijo en una presentación ante los jueces que los cargos de extorsión contra Avenatti se basaron en su solicitud de que Nike lo designara para realizar una investigación interna, no en una conducta litigiosa.

Puede interesarte

Paris Saint-Germain y Nike revelan la primera equipación del club para la temporada 2024-2025

El Paris Saint-Germain y Nike han presentado la nueva equipación del club para la temporada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *